A día de hoy, no hay ser humano que no conozca el coronavirus que produce la enfermedad respiratoria conocida como Covid-19. El virus propagado a lo largo del mundo, que ha llegado a contagiar a más de 37 millones de personas, es extremadamente infeccioso si bien la gran mayoría de casos solo han padecido síntomas leves o ninguno.

El SARS-CoV-2 utiliza para fijarse en las células, penetrar y producir la infección, una proteína presente en las células de las mucosas, entre ellas la conjuntiva. Se ha demostrado la existencia de este virus en conjuntiva y lágrimas, así que no debemos olvidar que, al estar los ojos expuestos al medio ambiente, pueden ser la puerta de entrada para esta enfermedad, incluso que sea ahí donde se manifieste su primer síntoma.

Se describió por primera vez un paciente con conjuntivitis asociada a Covid-19 en Canadá. Desde entonces, casi el 1% de los pacientes afectados por esta patología presentan conjuntivitis de gravedad variable, proporcional a la gravedad de la infección respiratoria. Su tratamiento, a base de azitromicina en colirio junto con corticoesteroides, no varía mucho del tratamiento de otros virus, pero hay que tener en cuenta que se puede presentar de otras maneras: inflamación del nervio óptico, inflamación retiniana, lagrimeo… etc. Sabiendo todo esto, hay que entender que protegerse los ojos es importante si estamos ante una persona afectada de Covid-19, para evitar el riesgo de infección.

Uso de lentillas y coronavirus

No hay estudios que demuestren que el uso de lentillas aumenta el riesgo de enfermedad por Covid-19. Aun así, y sabiendo que se ha aislado el virus tanto en la conjuntiva como en las lágrimas, y que la conjuntiva posee receptores que pueden hacer de puerta de entrada, es lógico sospechar que la manipulación de las lentillas, sin extremar las medidas de higiene, podría provocar el desarrollo de esta infección. El lavado de manos con geles hidroalcohólicos seguido de agua y jabón, antes y después de manipular las lentillas, es aconsejable para evitar riesgos.

Efectos secundarios medicación Covid-19

Otro tema que preocupa a la sociedad científica son los efectos secundarios de los tratamientos que reciben los pacientes afectos de Covid-19. Entre los tratamientos más conocidos y utilizados se encuentra la hidroxicloroquina, antipalúdico ampliamente utilizado en pacientes reumatológicos. Estos tratamientos han demostrado tener efectos adversos a nivel retiniano si se emplean durante años, siendo el tiempo de uso el mayor factor de riesgo para su desarrollo. Sin embargo, se ha observado que el uso por tiempo limitado en estos pacientes no provoca alteraciones retinianas, por lo que no es necesario descartar patología oftalmológica previa a su uso.

En definitiva, ante una enfermedad de la que todos estamos aprendiendo poco a poco, el uso del sentido común, extremar la higiene, evitar el contacto con personas afectas, mantener las distancias y proteger las posibles puertas de entradas del virus, es algo que deberíamos tener en cuenta para protegernos.

Dra. Ioana Romero. Oftalmóloga de IMQ en el Centro Oftalmológico Integral (COI)